"No atacamos a Rusia, ayudamos a Ucrania a defenderse": Biden pidió US$ 33.000 al Congreso

Internacional 29 de abril de 2022
biden

El jefe de Estado señaló que ese apoyo "no es barato", pero que Washington no puede "permanecer al margen" frente a las "atrocidades y agresiones" de Rusia.
 
 El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió el jueves al Congreso 33.000 millones de dólares más para armar y apoyar a Ucrania y dijo que "ceder" ante Rusia no es una opción para Occidente, cuando la guerra entra ya en su tercer mes.

En una alocución desde la Casa Blanca, Biden también detalló las nuevas leyes propuestas para permitir usar los bienes de lujo confiscados a los oligarcas rusos bajo sanciones sin precedentes para compensar a Ucrania por la destrucción causada por la agresión impulsada por el presidente ruso, Vladimir Putin.

Biden reconoció los altos costos del respaldo de Estados Unidos a Ucrania, pero dijo que no hay otra opción.

Como reflejo de la magnitud de la asistencia estadounidense a Ucrania, Biden aseguró que Estados Unidos ya suministró a Ucrania 10 sistemas de armas antitanque por cada tanque que Rusia envió a ese país.

Sin embargo, rechazó las afirmaciones cada vez más acaloradas de funcionarios y medios estatales rusos de que Moscú está luchando contra todo Occidente.

"No estamos atacando a Rusia. Estamos ayudando a Ucrania a defenderse de la agresión rusa", dijo Biden.

Al calificar la retórica en Moscú sobre la posibilidad de una guerra nuclear como una señal de "desesperación", Biden aseveró que "nadie debería hacer comentarios ociosos sobre el uso de armas nucleares o la posibilidad de usarlas. Es irresponsable".

Y después de que el gigante estatal ruso del gas, Gazprom, anunciara que cortaría los suministros a Bulgaria y Polonia, miembros de la OTAN y de la Unión Europea, Biden afirmó que Estados Unidos impedirá que Rusia socave las sanciones y que trabajará para apuntalar el flujo de energía europeo.

"No permitiremos que Rusia intimide o chantajee para eludir estas sanciones. No permitiremos que use su petróleo y gas para evitar las consecuencias de su agresión", sostuvo.

Aprobación del Congreso

La mayor parte del enorme paquete pedido por Biden serán los "20.000 millones de dólares en asistencia militar y de seguridad", que permitirá que "armas y las municiones vayan al pueblo ucraniano", dijo a periodistas un alto funcionario estadounidense.

Otros 8.500 millones de dólares "ayudarán al gobierno de Ucrania a responder a la crisis inmediata", y unos 3.000 millones de dólares se destinarán a asistencia humanitaria y a enfrentar el alza mundial del precio de los alimentos, dado que Ucrania es un importante exportador de trigo.

El paquete también incluye financiamiento para atender las perturbaciones económicas en Estados Unidos y otros lugares, que van desde el impacto en los alimentos hasta la disponibilidad de componentes cruciales para la fabricación de alta tecnología.

El Congreso debe aprobar la solicitud y, si bien tanto los republicanos como el Partido Demócrata de Biden se declararon dispuestos a seguir respaldando a Ucrania, una disputa sobre otro pedido del presidente de nuevos fondos para afrontar la pandemia de covid, de 22.500 millones de dólares, amenaza con complicar el proceso.

"No me importa cómo lo hagan, estoy enviando ambos", dijo Biden, y advirtió que Estados Unidos tampoco debe "bajar la guardia" en su lucha contra el covid-19.

Tras los oligarcas rusos

En paralelo a la asistencia militar, Washington está liderando la imposición de una batería de sanciones para aislar a Rusia y presionar a Putin.

Biden anunció una propuesta para aumentar la presión sobre el multimillonario círculo íntimo de Putin, con mejores procedimientos de confiscación que permitan "vender" los activos de los oligarcas para "remediar el daño causado por Rusia".

Hasta ahora, los aliados de la UE bloquearon más de 30.000 millones de dólares en activos rusos, incluidos casi 7.000 millones de dólares en activos de lujo pertenecientes a los oligarcas, como yates, obras de arte, bienes raíces y helicópteros, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Estados Unidos ha "sancionado y bloqueado embarcaciones y aeronaves por valor de más de 1.000 millones de dólares, así como congelado cientos de millones de dólares en activos pertenecientes a las élites rusas en cuentas estadounidenses", dice el comunicado. Una de las últimas incautaciones fue la de un superyate de 90 millones de dólares perteneciente al multimillonario ruso Víctor Vekselberg.

El paquete legislativo propuesto por Biden también reforzaría la presión legal sobre los oligarcas rusos.

Una propuesta es permitir la incautación de bienes utilizados para evadir sanciones. Otra es ampliar el arsenal utilizado por los fiscales de Estados Unidos, duplicando la cantidad de tiempo que se les permite realizar investigaciones de lavado de dinero de cinco a 10 años, y aplicando leyes anti-extorsión utilizadas contra el crimen organizado para abordar la evasión de sanciones.