El Juez Alberto Lugones asumió como presidente del Consejo de la Magistratura

El Dr. Alberto Lugones. Juez de la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín, acaba de asumir como presidente del Consejo de la Magistratura y fue por unanimidad.

Noticias Judiciales Laura Giacomino 17 de febrero de 2022
VB4YWIVLL5HQBCCRV4BZW246VQ (1)
Alberto Lugones, flamante presidente del Consejo de la Magistratura

Discurso completo del Dr. Lugones al asumir la presidencia del Consejo de la Magistratura

Mis colegas me han distinguido una vez más con la presidencia del cuerpo. Me siento sumamente honrado y agradecido por el tiempo que me toque ejercerla.
Cuando tuve la oportunidad de asumir la presidencia en el año 2020, en mi discurso inicial, hice referencia a que el Consejo de la Magistratura, como todo cuerpo colegiado, no podía funcionar sin los  consensos necesarios de sus integrantes. Sin temor de equivocarme  puedo afirmar que ninguno de los presentes imaginó la terrible 
situación pandémica que nos iba a tocar enfrentar y, con orgullo,  puedo decir que se estuvo a la altura de las circunstancias. Vaya  entonces mi reconocimiento a cada consejera y consejero, funcionaria 
y funcionario, empleada y empleado que permitieron dar la respuesta 
ordenada.
Del mismo, a mi predecesor en el cargo, el Dr. Diego Molea, quien  demostró estar a la altura de las circunstancias en el desempeño en su Presidencia. Así igual, quienes ejercieron las presidencias de las  Comisiones de Selección Dra. Graciela Camaño, de Reglamentación,  Dra. Vanes Siley, de Disciplina Dra. Marín Pilatti Vergara y de  Administración y Financiera Dr. Diego Marias.
Vengo a reiterar que voy a reclamar a cada uno de ustedes, la  colaboración necesaria para que esta presidencia sea fructífera en las respuestas que le demanda la comunidad a este Consejo. Porque soy 
un convencido que la única forma de trabajar es esta, en equipo, respetando las pluralidades y generando los acuerdos necesarios para lograr resolver los desafíos que se nos presentan y para los que nos han dado mandato para integrar este cuerpo. Espero, de igual forma, lograr un diálogo fluido y sostenido con la 
Corte Suprema de Justicia de la Nación, con los Poderes Ejecutivo y Legislativo de la Nación, con los Ministerios Públicos Fiscal y de la Defensa, con la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, las Asociaciones Sindicales de Empleados y los Colegios de Abogados de todo el país.
En lo inmediato, nos toca cumplir con la manda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que otorgó un exiguo plazo de 120 días para volver a la composición de 20 miembros antes del próximo 16 de abril. Ya han sido públicas mis manifestaciones en relación al fallo y la complejidad de celebrar un proceso electoral con los protocolos necesarios para evitar el aumento de contagios por Covid-19. Sin perjuicio de ello, den por cierto que, como presidente del Cuerpo, haré todo lo que esté a mi alcance para que se cumpla con lo allí
dispuesto. 
De no integrarse el Consejo en esa fecha con esos 20 miembros, no será responsabilidad de este cuerpo. Y, en caso de llegarse a esa situación límite, habremos de evaluar con ustedes Sras. Consejeras y Sres. Consejeros y con los funcionarios de este Consejo, cuál es la  forma de continuar, porque no eludiremos nuestro compromiso 
asumido al jurar como miembros de esta institución y en mi caso hoy,
como presidente. 
Ahora bien, sentado ello, no puedo dejar de referirme a grandes rasgos a otros temas de gravedad extrema y en los cuales voy a acentuar mi tarea. Cada día, nuestro Poder Judicial recibe nuevos cuestionamientos,  algunos justificados y otros no, algunos propios y otros compartidos. 
Uno de los asuntos que tanto nos preocupa es el relativo al combate del narcotráfico, situación a la que se suma la falta de seguridad con la cual las y los operadoras/es del sistema afrontan diariamente la labor judicial.
En este escenario, es que voy a presentar un proyecto para someter a consideración del cuerpo que consiste en la revitalización y extensión de facultades del subcomité de mapa judicial dependiendo directamente de la Presidencia, a los fines de formular una serie de propuestas urgentes al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo de la Nación, y para ello, poner a disposición todos los recursos necesarios para mejorar el funcionamiento de la Justicia Federal Penal de todo el país.
Asimismo, requeriremos al Poder Ejecutivo la remisión -de manera inmediata- de todos los pliegos para cubrir las vacantes existentes y las listas de conjueces de las Cámaras Federales –especialmente del interior confeccionadas por este Consejo para que puedan ser designados los conjueces y así cubrir los cargos vacantes mientras se concluyen los concursos pertinentes. 
También seguiremos trabajando con la Comisión Bicameral de Monitoreo e Implementación del Código Procesal Penal Federal para poner en práctica, en el menor tiempo posible, el régimen acusatorio,efectuando los aportes que sean necesarios. 
Renuevo en esta oportunidad mi ferviente compromiso de garantizar la independencia de los jueces, para que puedan trabajar sin ningún tipo de presiones y cumplir sus funciones de la mejor manera. Porque 
no existe un Poder Judicial independiente sin la garantía de independencia de cada uno de sus miembros.
En orden a los procesos disciplinarios, voy a insistir en la desestimación in limine de las denuncias por cuestiones jurisdiccionales y asegurar que se garantice el derecho de defensa en  juicio (cfr. art. 18 de la CN y cctes.) de quienes fueran pasibles de un proceso disciplinario. No me va a temblar el pulso a la hora de 
defender a cada jueza y a cada juez de la Nación para que no sean perseguidos/as -como supo ocurrir- por el modo en que resolvieron en algún expediente. 

alberto-lugones-00


Seguiré trabajando incansablemente en lograr transparencia y celeridad en los procesos de selección demagistradas/os, garantizando a la ciudadanía que las y los mejores serán propuestos al Poder Ejecutivo Nacional para su designación, instando a mis colegas a la aprobación de las ternas para ser remitidas en tiempo y forma, y así cumplir con nuestra obligación asumida como consejeras/os. 
Continuaré promoviendo desde la presidencia acciones positivas para lograr la paridad y perspectiva de género. Aquí, una vez más celebro y felicito a las consejeras y los consejeros porque hemos asumido como una obligación impostergable cumplir con las normas vigentes en la materia: la CEDAW, la Convención Belén Do Pará, la Ley 24.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, y el Convenio 190 de la OIT. Hemos avanzado enormemente en la materia, nos hemos capacitado y 
seguiremos día a día transitando este camino para lograr un Poder Judicial más justo y más igualitario.
En lo inmediato, se estará tratando en el seno de la Comisión de Reglamentación, el pedido que formulé para establecer un mecanismo que evite que los/as magistrados/as sean perseguidos
y/o escrachados por el contenido de sus sentencias. 
También la presentación efectuada junto a otros colegas relativa al cuidado de las/os empleadas/os, funcionarias/os y magistradas/os a fin de que se establezca la creación de un “sistema de bandeja de entrada de escritos judiciales” para que no impacten en el sistema fuera del horario judicial y, garantizar así, la salud de las trabajadoras y los trabajadores judiciales, sin que ello vaya en desmedro de la labor
de los abogados de la matrícula.
Continuaremos bregando por un servicio de administración de justicia eficiente, eficaz y accesible a la comunidad en general, mediante el avance en materia de infraestructura y tecnología que mejore la calidad de los servicios jurisdiccionales, agilice las comunicaciones, acentúe las relaciones interjurisdiccionales y reduzca el tiempo de tramitación de los procesos. 
En materia edilicia, seguiremos con las tareas en las distintas dependencias del Poder Judicial y cuya ejecución de recursos se encuentra a cargo de este Consejo de la Magistratura, con la finalidad de atender las deficiencias de las instalaciones existentes y llevar a cabo la programación de las nuevas obras pendientes en diversas partes de nuestra geografía. Confío en que en estos dos primeros meses trabajaremos intensamente con la Administración y las Direcciones de Tecnología y de Infraestructura en ese sentido, y luego 
esperemos seguir de la misma forma.
Desde esta presidencia generaré todos los diálogos y proyectos que se requieran para intentar resolver, de una vez por todas, la situación de las magistradas y los magistrados nombrados a partir del 1/01/2017 cuyas remuneraciones se encuentran alcanzadas por el impuesto a las ganancias. Buscaremos la forma de morigerar las retenciones y hacer previsible los montos de quienes hoy se 
encuentran abarcados por el impuesto y evitar el evidente detrimento de la carrera judicial que se ha generado a consecuencia de ello.
También solicitaré el tratamiento por parte del Plenario de la presentación que efectué para que este Consejo de la Magistratura se expida en relación a las facultades de revisión que el Superior Tribunal de Justicia de la CABA se atribuyó (a mi modo de ver de manera inconstitucional) respecto de las decisiones de la Justicia Nacional. Es sabida mi posición y la del espacio al que pertenezco sobre este punto, y trabajaré sin descanso para evitar que “ello ocurra”. 
Daré prioridad a las gestiones necesarias para poner en funcionamiento, con la mayor premura posible, la mesa de enlace con la ANSES creada por Resolución Nº 34/21 de este cuerpo, para acelerar y facilitar los trámites jubilatorios, controlar la cuantía de las liquidaciones, y establecer un vínculo permanente a fin de sortear las 
vicisitudes que se susciten en el otorgamiento de las pasividades. Nos espera un arduo año de trabajo para enfrentar los desafíos que tenemos por delante y para velar por el servicio de justicia. 
Quiero por ello reiterar que, si el 16 de abril no pudiera reunirse el cuerpo con la conformación exigida por la Corte Suprema, a consecuencia de que algunos de los estamentos que deben llamar a 
elecciones o completar su conformación no lo hubieran lograrlo, será por cuestiones ajenas a este Cuerpo y, en ese caso, convoco a mis colegas a garantizar la continuidad del funcionamiento del Poder Judicial, lo que haremos con la colaboración de la Administración General, la Comisión de Administración y Financiera, con los 
organismos que funcionan en el seno de este Consejo y dictando, con la firmeza que el cargo que asumo requiere, todos aquellos actos esenciales que no admiten postergación para evitar el desastre que 
importaría la parálisis de la justicia. 
No voy a permitir, en tanto de mí dependa, la interrupción del  servicio justicia y lo digo como hombre del derecho y como juez de la Nación. Muchas Gracias