Dolor en el último adiós al kiosquero asesinado en Ramos Mejía

Sabo fue asesinado el domingo por la tarde durante un asalto en su comercio situado en Avenida de Mayo y Alvarado, en la zona comercial de Ramos Mejía.

Policiales 10 de noviembre de 2021
Ramos-Mejia-911

El kiosquero Roberto Sabo, asesinado el pasado domingo durante un asalto en su comercio de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, recibió cuatro balazos en el tórax disparados con un revólver del mismo calibre al que le secuestraron a uno de los detenidos por el caso, mientras que los restos de la víctima eran velados desde esta tarde en una cochería del partido de Morón.

En una entrevista previa al inicio del velatorio, Nicolás (25), uno de los hijos del comerciante, reclamó que Leandro Daniel Suárez, el hombre detenido por el crimen de su padre, "se pudra en la cárcel y sea condenado a prisión perpetua", y aseguró que la adolescente que también fue acusada como cómplice y quedó internada en un instituto de menores, "sabía muy bien lo que estaba pasando".

Video: la frialdad de los ladrones tras matar al kiosquero

Autopsia: el kiosquero murió tras recibir 4 balazos

Una fuente con acceso a la investigación explicó a Télam que el resultado preliminar de la autopsia practicada al cuerpo de Sabo (45) indicó que éste recibió "por lo menos el impacto de cuatro proyectiles".

"No quiere decir que los impactos hayan quedados alojados, sino que pueden tener orificio de entrada o salida. Todos los impactos fueron en la zona del tórax", aclaró el pesquisa consultado y señaló que "el caso está prácticamente cerrado".

Al respecto, la fiscal general de La Matanza, Patricia Ochoa, detalló que en poder del detenido se secuestraron una pistola .765 semiautomática con la "numeración suprimida" y un revólver Italo calibre .22, con el que se cree disparó contra el comerciante Sabo.

De acuerdo a los médicos forenses, el cuerpo presentaba un total de seis heridas de bala (las otras dos en cuello y rostro del lado izquierdo), y los disparos fueron efectuados a una distancia menor a los 30 centímetros.

A su vez, el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, sostuvo hoy que el crimen del kiosquero es "un momento muy triste y muy doloroso", al tiempo que el jefe de Asesores del gobierno bonaerense, Carlos Bianco, reconoció que en la provincia existen "hace muchos años problemas de inseguridad" y remarcó que el Frente de Todos (FdT) "trabajará para controlar hasta el último delito".

Mientras tanto, desde las 17 se llevaba a cabo el velatorio del kiosquero en la cochería Pache, situada en Eva Perón 1122, de Morón, en el oeste del conurbano, adonde arribaron familiares, amigos y vecinos de la víctima.

Patricia, la pareja de Sabo, dijo a Télam que mañana a las 9 partirá el cortejo fúnebre desde la sala velatoria rumbo al cementerio Municipal de Morón, ubicado en la avenida avenida Hipólito Yrigoyen 1400, de ese distrito, donde se llevará a cabo la inhumación.

"Vecino apreciado, comerciante respetado, papá querido, marido amado. El pueblo de Ramos Mejía salió a la calle a decirlo porque Roberto sos vos, yo, tu papá, tu hijo…", expresó en un comunicado de prensa el Obispado de San Justo.

"Rezamos por Roberto, su familia y amigos: que la paz encuentre lugar en sus corazones heridos y que atraviesen este tiempo de dolor inmenso con serena esperanza", agregó.

Por el hecho, Suárez (29) fue indagado ayer por el fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios, ante quién lloró y pidió que no le pidan prisión perpetua, y luego se negó a declarar.

En la audiencia, el fiscal le imputó del "homicidio criminis causa agravado por el uso de arma de fuego" en perjuicio de Sabo y también por "robo calificado -dos hechos-, hurto de vehículo, portación ilegal de arma de fuego de uso civil, portación ilegal de arma de guerra", todo ello agravado por la "participación de un menor de edad".

Esos hechos son por el robo de un auto cometido antes del crimen de Sabo y el de una moto, concretado luego, todo junto a una menor de 15 años que, por su edad, es inimputable y quedó alojada en el Instituto Centro de Admisión y Derivación de Jóvenes de San Martín.

Sabo fue asesinado el domingo por la tarde durante un asalto en su comercio situado en Avenida de Mayo y Alvarado, en la zona comercial de Ramos Mejía, partido de La Matanza, en el sudoeste del conurbano.

Un testigo alertó a la Policía cuando el asesino salió del local y se fugó con su cómplice en un Ford Focus negro que le robaron a un remisero que los había llevado hasta el lugar.

En medio de la huida, los dos delincuentes chocaron contra un árbol, tras lo cual ingresaron a un supermercado con la intención de simular unas compras y cambiarse la vestimenta para no ser reconocidos.

Luego, ambos huyeron en una moto robada a un repartidor, aunque fueron detenidos por efectivos de la comisaría 2da. de Ramos Mejía en Avenida de Mayo y Rivadavia.

Tras la captura, los pesquisas determinaron que Suárez había estado preso casi seis años por hurto y robo y que había recuperado la libertad tras cumplir la condena en agosto de 2020.

A raíz del hecho, vecinos de La Matanza realizaron anoche una multitudinaria manifestación para reclamar justicia y seguridad en el lugar donde mataron al comerciante, durante la cual se vivieron momentos de tensión con la policía, que arrojó gases lacrimógenos y gas pimienta.

Te puede interesar