Se entregó el policía de Cariló que abusó durante 8 años de su hijastra

Claudio Estigarribia, de 40 años, estaba siendo buscado tras ser denunciado por la hija de su pareja, de 15. Reconoció que es un "monstruo".

Policiales 26 de agosto de 2021
claudio-estigarribia-01jpg

"Voy a estar 30 años preso por una pelotudez, por una aberración. Soy un monstruo". Con esas palabras, el ex policía Claudio Estigarribia le reconoció telefónicamente a su pareja que es responsable de la acusación que pesa sobre él: haber abusado sexualmente de la hija de ella durante 8 años, desde los 7 hasta ahora que tiene 15.

Ya lo había admitido antes, mediante un pedido de perdón en una nota y al haber desaparecido del domicilio que compartían en General Madariaga, pero luego de varios días prófugo se entregó este martes por la noche en la Delegación Pinamar de la Policía Federal; pesaba sobre él un pedido de captura nacional e internacional.

Está acusado de "abuso sexual quíntuplemente agravado, por tratarse de una víctima menor de 13 años, por ataques reiterados, por ser gravemente ultrajantes, por estar a cargo de su guarda y cuidado, y por la relación de convivencia preexistente".

A pesar de su autoincriminación, la detención de Estigarribia de 40 años- no fue sencilla ya que la causa pasó por varias manos y hasta cambió de juez en cuestión de horas.

En el medio el acusado aprovechó para cambiarse el peinado y profugarse, aunque no fue muy lejos y decidió hacer ese llamado de confesión, a pesar de que había dicho que no se iba a entregar para pasar el resto de su vida en prisión y que se iba a matar.

Estigarribia se desempeñaba como policía, era jefe de calle de la comisaría 4° de Cariló, pero fue separado de su cargo en los últimos meses y atendía un kiosco. Su pareja también es policía y cuando ella dejaba el domicilio para ir a trabajar, el hombre abusaba de la menor.

El más reciente de esos aberrantes ataques se dio hace pocos días y fue el que desencadenó todo: la menor de 15 años le contó a su mamá no sólo sobre este último hecho sino sobre el calvario que venía padeciendo, y fueron juntas a realizar la denuncia a la Comisaría de la Mujer, en General Madariaga.

Según el portal Central de Noticias Madariaga, el magistrado interviniente, el juez de Dolores Gastón Giles entendió que los audios, la carta que dejó el imputado al marcharse, las pruebas recolectadas (las sábanas de la cama con material genético), el informe médico y el relato de la víctima no eran suficientes para detener a Estigarribia.

Y pidió una pericia psiquiátrica para descartar que la menor no estuviera mintiendo. Cuando la carta y el audio de la llamada del acusado trascendió, el caso ganó lugar en la prensa y los vecinos comenzaron a reclamar justicia.

A raíz de esto, el juez Giles decidió alejarse de la causa y permitir una revisación del proceso. Así fue como tomó intervención el Juzgado de Garantías 5 a cargo del juez Cristian Gasquet quien se movió rápidamente e hizo lugar al pedido de detención del fiscal Walter Mercuri.

Según fuentes del caso, Estigarribia se negó a declarar y este miércoles, antes de ingresar a la cárcel de Batán, se le tomarán muestras de ADN para iniciar el cotejo de material genético.

Te puede interesar

Desbaratan banda que vendía un producto "milagroso" contra el Covid y el cáncer

Agentes del Departamento Unidad Federal de Investigaciones de Delitos Ambientales, desarticularon una organización delictiva dedicada a la comercialización de una sustancia nociva para la salud pública, promocionada como “milagrosa” para curar el Covid-19, el cáncer y otras patologías similares, en varios puntos del país.

mms