Rosario: descubren "empresa de sicarios" dirigida desde una cárcel

De acuerdo con la investigación, la organización criminal era liderada por el detenido Fabio Giménez, alojado en la Unidad Penal 3 de Rosario.

Policiales 24 de mayo de 2021
0007616053

La violencia en las calles de Rosario crece día a día y no deja de sorprender a la justicia. La decisión del dueño de un laboratorio de pagar 500 mil pesos para presuntamente asesinar a un competidor comercial dejó al descubierto “una empresa de sicarios” gerenciada desde una cárcel por un preso que organizaba crímenes por encargo, hecho que el juez de la causa no puede creer que “forme parte de la realidad y no sea una invención cinematográfica”,

De acuerdo con la investigación, la organización criminal era liderada por el detenido Fabio Giménez, alojado en la Unidad Penal 3 de Rosario, quien está acusado de acordar los “trabajos” por dinero y dar las órdenes a los ejecutores.

Para los acusadores, por un crimen ejecutado cobró 370 mil pesos, una moto y una pistola; por la planificación del asesinato del empresario había pedido 500 mil; y para balear a otra persona Giménez pasó un precio de 40 mil "tras rechazar un pago en flores de marihuana- por 'tres tiro en la pierna'”.

"Planeaban otros atentados a comercios y estaban esperando otros encargos, pero no sabemos cuáles”, dijo uno de los investigadores.

Los fiscales del caso, Luis Schiappa Pietra y Matías Edery, consideran que la organización participó el 16 de abril del crimen de Nicolás “Fino” Ocampo, quien había sido condenado como miembro de la banda del narco local Esteban Lindor Alvardo.

Por ese hecho fueron imputados hace dos semanas Giménez como organizador y Uriel Reynoso y Brian Josué González como los presuntos sicarios que cobraron 370 mil pesos, la moto y el arma con los que cometieron el crimen.

La trama del asesinato quedó al descubierto porque la Justicia Federal de Rosario había intervenido el teléfono de Giménez en una causa por drogas.

Para el fiscal Edery, quedó al descubierto “una empresa de sicarios que se contrata -quien tiene la plata para hacerlo- para que maten gente”, mientras que el juez de la audiencia, Ramón Lanzón, dijo que “los audios y las transcripciones parecen guionadas de una película”.

"No puedo creer que esto forme parte de la realidad y no sea una invención cinematográfica”, aseguró.

Te puede interesar