La enfermera que cuidó a Boris Johnson renunció por la gestión del Gobierno en pandemia

Jenny McGee, jefa de cuidados intensivos en el hospital St. Thomas de Londres, contó que se sintió "profundamente decepcionada" por el trato que el Gobierno da a los trabajadores de la salud, en particular por el salario, refiriéndose al aumento propuesto del 1% como "degradante".

Internacional 19 de mayo de 2021
6074835c7acf4_1004x565

Una enfermera que cuidó al primer ministro británico Boris Johnson cuando estaba gravemente enfermo de coronavirus presentó este martes la renuncia a su trabajo decepcionada por la "falta de respeto" que el Gobierno mostró a los trabajadores de la salud y al NHS, como se le llama al servicio público de salud.

Se trata de Jenny McGee, jefa de cuidados intensivos en el hospital St. Thomas de Londres, quien se mantuvo junto a la cama del primer ministro durante dos días cuando estaba en cuidados intensivos luego de haberse agravado su estado.

Según adelantó el diario The Guardian, en el documental "The Year Britain Stopped" (El año en que Gran Bretaña se detuvo), que se emitirá el 24 de mayo por el canal 4, la enfermera habló sobre su experiencia de cuidar a Johnson mientras él luchaba contra el coronavirus y criticó la gestión de la crisis por parte del Gobierno.

McGee, originaria de Nueva Zelanda, contó que se sintió "profundamente decepcionada" por el trato que el Gobierno da a los trabajadores de la salud, en particular por el salario de las enfermeras, refiriéndose al aumento salarial del 1% propuesto para el personal del NHS como "degradante".

Dijo además que se negó a participar del "aplauso para los cuidadores", parte de la celebración por los 72 años del NHS que se hizo en la residencia oficial del premier y de la que fue invitada, al considerar que el Gobierno no actuó con eficacia durante la pandemia.

"Nos hemos arriesgado y hemos trabajado muy duro"

JENNY MCGEE


"Hubiera sido una buena oportunidad para hacerse una foto. Ya sabes, algo así como Boris y sus amigos del NHS, pero yo quería mantenerme al margen", manifestó.

"Nos hemos arriesgado y hemos trabajado muy duro, y se habla mucho de que somos héroes y todo ese tipo de cosas. Pero al mismo tiempo, no estoy segura de poder seguir haciéndolo. No sé cuánto más tengo para dar al NHS", afirmó.

Además, McGee recordó poco antes de las fiestas navideñas del año pasado, las enfermeras estaban muy presionadas y desesperadas porque la segunda ola había sido peor que la primera y le fue imposible describir el horror que vivieron.

La situación de los trabajadores de la salud

Una investigación llevada a cabo el año pasado por el Real Colegio de Enfermería puso de manifiesto el fuerte aumento de la trabajadores de la salud que se planteó abandonar la profesión, impulsado principalmente por la preocupación por el salario.

Casi tres cuartas partes (73%) de los 42.000 miembros que respondieron a la encuesta en todo el Reino Unido dijeron que un sueldo más alto les haría sentirse más valorados.

En todo el NHS y los sectores independientes, el porcentaje que piensa en dejar la profesión aumentó al 36%, desde el 27% reflejado a finales de 2019.

De los que están pensando en dejar la profesión, el 61% citó el salario como un factor. Otros factores citados son la forma en que se trató a los enfermeros durante la pandemia (44%), la escasa dotación de personal (43%) y la falta de apoyo de la dirección de los responsables sanitarios (42%), según citó el diario.

Te puede interesar