Impuesto a la riqueza: una jueza suspendió el aporte solidario de un empresario

La jueza en lo Contencioso Administrativo Cecilia Gilardi Madariaga de Negre hizo lugar a una medida cautelar presentada por el empresario Alejandro Scannapieco, alcanzado por la norma que estableció un aporte solidario. El fallo suspende el cobro de la contribución sólo para este caso, pero sienta un primer criterio sobre la aplicación y, en perspectiva, sobre la validez de la ley.

Politica 23 de marzo de 2021
5eb5a2fc5a914_1004x565

La Justicia en lo Contencioso Administrativo frenó el cobro del aporte de las grandes fortunas aprobado por ley para afrontar la situación derivada de la pandemia por coronavirus. La jueza Cecilia Gilardi Madariaga de Negre hizo lugar a una medida cautelar pedida por el empresario Alejandro Scannapieco, uno de los alcanzados por la norma que estableció un aporte solidario.

El fallo suspende el cobro de la contribución sólo para este caso, pero sienta un primer criterio sobre la aplicación y, en perspectiva, sobre la validez de la ley.

Scannapieco argumentó que el aporte que no es técnicamente un impuesto, afecta a su derecho de propiedad. “La afectación de dicho derecho se traduce en forma sustancial en que la norma referida aplicada a su persona, le origina una manifiesta absorción de características inéditas y sin precedentes de su renta y patrimonio”, planteó la jueza. 

La jueza, sin pronunciarse sobre el fondo de la cuestión, hizo lugar a la suspensión del cobro, cuyo agente de ejecución es la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP). “Considero que el peligro en la demora se encuentra configurado en autos. Ello así, teniendo en cuenta la Resolución General de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dictada con fecha 5 de febrero de 2021, mediante la cual se dispuso que el aporte extraordinario y obligatorio que recae sobre las personas humanas y sucesiones indivisas residentes en el exterior, creado con carácter de emergencia y por única vez vence con fecha 30 de marzo de 2021, inclusive”, subrayó la jueza.

“Tal procedimiento –añadió- no es otro que el procedimiento de cobro de la suma que el accionante impugna”. Al hacer lugar a la suspensión del cobro sólo para el empresario, la jueza destacó: “Considero que el requisito de la verosimilitud del derecho no debe ser tratado en este estado liminar, pues ello sería avanzar sobre el fondo de la cuestión planteada, lo cual se encuentra vedado”.

“Atento las especiales circunstancias del presente caso, existe mayor riesgo en denegar la medida que en concederla y que la concesión de la cautela no consuma a favor de la actora ninguna situación que no pueda ser revertida si la pretensión de fondo fuera rechazada”, resumió la magistrada. El fallo es apelable, pero igualmente en ese escenario difícilmente posibilite que el cobro por parte de la AFIP se haga efectivo en el corto plazo.

Te puede interesar

El giro heterodoxo, en el espejo del establishment

Sectores empresarios disparan un lobby que explica el viraje oficial hacia medidas más centradas en moderar el sinceramiento de variables que en ir hacia un ajuste. Los cambios de Guzmán, el gesto de CFK, la recuperación y el FMI.

5fa43800a8873_1004x565

La imagen de Alberto Fernández, en ascenso

Más de la mitad de los argentinos consideran buena o muy buena su gestión. La recuperación de la percepción positiva del Gobierno viene del año pasado y se centra en la ponderación de las tratativas para recibir vacunas. Sin embargo, la demanda de la población es muy fuerte para que se recupere la economía.

albertoonucompleto-1140x720