Boca y River quedaron a mano en un vibrante superclásico

Villa marcó el gol de Boca de penal en el primer tiempo y Palavecino empató para el Millonario en el complemento tras las expulsiones de Zambrano y Casco.

Deportes 15 de marzo de 2021
0007429334

Boca y River protagonizaron un interesante superclásico en la Bombonera en un encuentro válido por el interzonal de la quinta fecha de la Copa de la Liga Profesional en el que igualaron 1-1.
Sebastián Villa abrió la cuenta para el conjunto Xeneize a los 40 minutos del primer tiempo desde los doce pasos, mientras que Agustín Palavecino empató a los 68 del complemento de cabeza tras un centro de Angileri.

Con este resultado, el equipo de Miguel Ángel Russo se encuentra en el cuarto puesto de la Zona B con nueve puntos y se mantiene a tres de distancia del líder Vélez, en tanto que los de Gallardo suman siete unidades y están a ocho del puntero absoluto Colón en el grupo A.

La intención de River para el comienzo del partido fue adoptar la tenencia del balón y utilizar a Agustín Palavecino como intermediario entre los volantes y los delanteros, ubicado delante de Enzo Pérez, quien comenzaba con la elaboración y cumplía su rol de recuperador en la mitad de la cancha. Mientras tanto, Boca esperaba y se ocupaba de interrumpir las participaciones de los laterales.

La primera impresión de peligro a favor del equipo de Marcelo Gallardo aconteció a los seis minutos por una equivocación en el fondo del Xeneize que casi culmina en un blooper, porque Campuzano tocó hacia atrás y exigió a Esteban Andrada, a quien casi anticipa Jorge Carrascal pero el arquero llegó a despejar. A partir de allí, el Millonario empezó a encontrar más libertad para intimidar al Xeneize, tal como se reflejó instantes después con un remate de Borré desde media distancia que se fue por arriba luego de trasladar sin marcas por el carril central.

El visitante estaba mejor parado en terreno antagónico y el planteo del entrenador comenzaba a funcionar a través de las combinaciones entre los mediocampistas Carrascal, Pérez y De La Cruz. De hecho, una nueva ocasión llegó bajo esa fórmula con un disparo del uruguayo que se fue apenas arriba pero que provocó los aplausos del Muñeco.

El encuentro también tuvo héroes para ambos lados en el primer tiempo. Primero, Lisandro López salvó a Boca con un despeje a medio camino tras la definición de De La Cruz por arriba de Andrada luego de una lejana salida del golero local. Más tarde, Armani se agigantó al atajarle un disparo a quemarropa de Tevez en el área chica.

A falta de cinco minutos para que se cierre el telón de la primera parte, Facundo Tello se llevó el silbato a la boca e indicó el punto penal por una falta que el chileno Paulo Díaz le cometió a Nicolás Capaldo cuando el juvenil de Boca ingresaba por el costado derecho.

El encargado de pararse frente a la número cinco de cuero desde los doce pasos y poner el marcador a favor de los de Russo fue Sebastián Villa, quien definió de derecha al medio del arco cuando Armani se tiró hacia la izquierda.

El complemento arrancó favorable para el local, no solo por el resultado sino porque a los dos minutos Maroni pudo haber ampliado el resultado en un mano a mano que desperdició debido a un disparo que se fue desviado por arriba del palo horizontal.

A los 68 minutos, Gallardo apretó los puños y se adjudicó el empate del Millonario, que llegó por parte de un jugador que él eligió para que sea titular en el superclásico a tan solo semanas de haber llegado al club. El protagonista fue nada menos que Agustín Palavecino que con un gran gesto técnico giró la cintura y con el parietal derecho direccionó un centro de Angileri hacia el segundo palo de Andrada.

Al minuto del festejo Millonario, se hizo la noche para Boca por la expulsión de Carlos Zambrano, quien vio la roja tras una doble expulsión por codazos a Nicolás de La Cruz y Matías Suárez. Pero no solo el Xeneize iba a quedarse con diez, sino que también River sufrió la misma situación porque el juez echó a Milton casco por ver la amarilla por segunda vez a los 78.

Los de Gallardo tuvieron el segundo gol sobre el final con una jugada que insólitamente no culminó dentro del arco tras una espectacular atajada de Andrada en dos oportunidades. Aunque Boca tuvo lo suyo, pero Armani una vez más fue el salvador.

El empate fue justo, pero le sirvió más a Boca, porque quedó a tres puntos de Vélez, aunque desde el lado de enfrente no se festeja tanto porque significa comenzar a despedirse de la lucha por el primer lugar ya que Colón está a ocho puntos de diferencia.

Te puede interesar