Unánimes condenas internacionales tras el golpe de estado

Los repudios llegaron desde Estados Unidos, China, la ONU, la UE, Japón y la Argentina misma expresó su “honda preocupación” por la situación y reclamó respeto por “el orden constitucional”.

Internacional 02 de febrero de 2021
6018349391cac_1004x565

El golpe de estado perpetrado este lunes por el Ejército de Myanmar, que detuvo a la jefa de Gobierno civil Aung San Suu Kyi y a otros dirigentes, generó una unánime ola de condenas en todo el mundo, acompañado de un reclamo de libertad inmediata para la dirigente, Premio Nobel de la Paz 1991.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, pidió "liberar a todos los responsables del Gobierno así como a los dirigentes de la sociedad civil y a respetar la voluntad del pueblo de Myanmar tal y como se expresó en las elecciones democráticas del 8 de noviembre".

"Estados Unidos se opone a cualquier intento de alterar el resultado de las recientes elecciones o impedir la transición democrática en Myanmar, y tomará acciones contra los responsables si esas medidas no se revierten", dijo por su parte la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki.

En tanto, China llamó a todas los actores políticos de Myanmar, la ex-Birmania, a "solucionar sus diferendos" en el marco legal y constitucional.

"Esperamos que todas las partes implicadas en Birmania solucionen sus diferendos en el marco de la Constitución y de las leyes para mantener la estabilidad política y social", declaró Wang Wenbin, un vocero de la diplomacia china.

El secretario general de la ONU, António Guterres, también condenó "firmemente" el arresto de Suu Kyi y de otros dirigentes políticos.

"La declaración de transferencia de todos los poderes legislativos, ejecutivos y judiciales a los militares (...) representa un duro golpe a las reformas democráticas en Myanmar", añadió.

En el mismo tono, las máximas autoridades de la Unión Europea (UE) condenaron el golpe, informó la agencia de noticias AFP.

"Condeno con firmeza el golpe en Myanmar; el Gobierno legítimo debe ser restituido, en línea con la Constitución del país y la elecciones de noviembre", publicó en su cuenta de Twitter la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, tuiteó un mensaje similar pidiendo a los militares que “liberen a todos los detenidos ilegalmente en operaciones en todo el país".

El jefe de la diplomacia de la UE, el español Josep Borrell, condenó el golpe y lamentó la "tentativa de los militares de revertir el deseo de los ciudadanos de Myanmar".

"El presidente Win Myint, la Consejera de Estado Aung San Suu Kyi, y todos los aquellos que han sido arrestados deben ser liberados de forma inmediata e incondicional", señaló Borrell.

Francia pidió que "se respete el resultado de la votación birmana" y dijo que el Gobierno está analizando la situación "con sus socios en el marco de las instancias internacionales", según el vocero del gobierno, Gabriel Attal.

El primer ministro británico, Boris Johnson, exigió la liberación de los "dirigentes civiles" al igual que la canciller sueca, Ann Linde, y el danés Jeppe Kofod.

Ambos pidieron al Ejército que "respete el Estado de derecho" y los resultados de las elecciones.

"El Ejército controlado por civiles es un principio democrático clave", señaló Kofod.

La canciller noruega, Ine Eriksen Soreide, se sumó a la condena, y Canadá y Australia pidieron "liberar inmediatamente a todos los dirigentes de la sociedad civil y otras personas detenidas ilegalmente".

La Cancillería japonesa pidió la liberación de Suu Kyi e instó "al ejército nacional a restaurar rápidamente el sistema político democrático".

"Observamos con mucha preocupación los hechos en Birmania. India siempre ha aportado apoyo constante al proceso de transición democrática en Birmania. Pensamos que el Estado de derecho y el proceso democrático deben ser respetados", reaccionó por su parte la Cancillería de la India.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Singapur manifestó su "gran preocupación" respecto a la situación en Myanmar y dijo esperar que todas las partes "den muestras de moderación".

En tanto, el Comité Nobel noruego se manifestó "horrorizado" por el golpe y la detención de Suu Kyi, y reclamó su "liberación inmediata", además del “respeto de los resultados de las elecciones legislativas del año pasado".

"Aung San Suu Kyi recibió el Premio Nobel de la Paz en 1991 en reconocimiento a su valiente lucha por la democracia en Birmania", repasó el Comité Nobel.

Argentina, mientras, expresó su “honda preocupación” por las detenciones del presidente Myint y de la activista Suu Kyi y exhortó a que “se respeten los resultados de las elecciones del pasado 8 de noviembre, se deje en libertad a los líderes políticos detenidos y se respete el orden constitucional, el Estado de derecho y las instituciones democráticas”.

Te puede interesar